viernes, 16 de febrero de 2007

Bruno, mi amigo fiel

Mi perro es mucho, muchísimo más que una mascota. Su compañía ha significado mucho en la construcción de mi estabilidad emocional. Empíricamente, me he beneficiado de la compañía de Bruno. Sus actitudes de lealtad y cuidado a mi persona me han hecho sentir útil y amado, plenamente aceptado.

Cuando tiene miedo, está cansado, o simplemente quiere dormitar, se acomoda bajo mi silla de ruedas, y desde ahí se convierte en mis otros ojos y oídos. Me avisa en cuanto alguien se acerca a la puerta y por su actitud me deja adivinar de quién se trata. Por las noches, calienta mis pies con sus 38.5 grados de temperatura corporal; mejora mi circulación con su cercanía.

http://www.123.cl/.../diario_mural/articulo_1002_a.html
Asociación que trabaja con niños autistas en Chile
En países como Chile, España y Estados Unidos, los perros de asistencia pueden ser parte fundamental en terapias de recuperación para discapacitados. Su amor incondicional inyecta ánimo. En México, a saber mío, no se ha adelantado en esta área, pero yo doy mi testimonio de la invaluable ayuda que mi perro me ha brindado.

Desde hace ocho años estoy en una silla de ruedas y soy cuadrapléjico.

He tenido varios perros en mi vida, y cada uno de ellos ocupa un lugar en mi corazón, pero Bruno, a quien llamo mi hijo, ha sido mi compañero los últimos ocho años, periodo en que perdí la capacidad de moverme y valerme por mí mismo. La enfermedad me llevó a dejar la práctica de mi profesión y me recluí en casa para aprender de mi nueva vida.

En este proceso, Bruno ha sido parte importantísima, y un gran apoyo para valorar la vida.

Es un Schnauzer miniatura negro platino. Nació en noviembre de 1998, es muy dócil, sumamente paciente, de buen temperamento y disfruta, aún cansado por la edad, de juegos infantiles.


Es mi mejor amigo; me conoció caminando en andadera y ha vivido conmigo mi enfermedad, la pérdida de mi movimiento y en mis momentos de ansiedad y depresión, su amor me ha dado gran consuelo. Siempre ha sido fiel guardián y excelente compañía, muy cariñoso, paciente y obediente. Lo entrené en la medida que me lo permitió mi enfermedad, y él hizo su parte para convertirse en un perro bien portado.

A causa de mi discapacidad no puedo atenderlo personalmente en sus necesidades, como sacarlo a pasear; y ese trabajo ha sido encargado a diferentes personas: familiares y de servicio doméstico.

Hoy está perdido, y la zozobra del no saber qué le ha pasado -aunada a mi sentimiento de impotencia- me tiene sumamente triste.

El martes 6 de febrero de 2007, mi sobrino de 10 años de edad lo llevó con él y lo ató mientras jugaba pelota cerca del Deportivo Gran Libertador, en la Unidad Lomas de Sotelo del Distrito Federal; al terminar el juego, se dio cuenta que Bruno no estaba pero no lo buscó de inmediato, pensando que había regresado al departamento. Es la hora en que no sabemos aún nada de mi amigo fiel.

Estoy muy triste y angustiado por pensar en tantas posibilidades, pero lo más desesperante es mi imposibilidad de salir a buscarlo personalmente en cada calle, por todos los lugares posibles. Por eso pido la ayuda de quienes como yo, aman a los animales y luchan por evitarles el sufrimiento.

El es mucho más que una mascota, es un aliciente y una parte insustituible de mi vida. Si alguien lo ha visto, por favor llame al 53 95 14 83.

http://colaboraonline.risolidaria.org/index.jsp
Entrenamiento de perros de ayuda

1 comentarios:

Penelope dijo...

Hola Héctor! Gracias por compartir tus experiencias a lado de Bruno, deseo que muy pronto lo encontremos.
Aunque de forma muy diferente a mi también mis perros me han salvado la vida, en verdad. Desde 1987 me diagnosticaron Insuficiencia renal y he tenido que estar en tratamientos de sutitución de la función renal por varios años y de manera intermitente, ya que también he recibido ya dos trasplantes de riñón.
Hoy me encuentro bien y estable con mi segundo trasplante.Primero estudié literatura dramática y teatro y me dedicaba al teatro, la TV y el radio. Pero ahora , después del cambio de vida y echándole mucha galleta al estudio y la práctica, ahora soy etóloga canina y guia conductual canina familiar. Todos mis perros, los propios y ajenos, han sido mi terapia emocional en los trances que he tenido que sobrellevar y ere mi deber estar muuuy cerca de ellos.
Cuando tuve que depender de una máquina para vivir y ahí estaban ellos. He estado sin respirar, con una pésima sangre y ahí estaban ellos, me prohibieron que los tuviera debido a la inmunosupresión...y me quedé con ellos...de seguro no lo hubiera logrado sin su prescencia.

Hoy tengo 5 hermosos perros en casa, 3 goldens, un basset y una poodle, los dos últimos rescatados del abandono, los tres primeros hijos y nietos de Becquer, un golden que trajo mi suegro de Texas en los 90´s.

Mi segundo trasplante funciona muy bien hasta el momento. Ellos me dan energías para mantenerme en las mejores condiciones de salud en las que puedo estar y puedo ejercer la etología canina familiar y el voluntariado pro-perro, gracias a Dios y por ahora, sin limites.

Voy a enviar a todos mis contactos en la zona tu mensaje de la búsqueda de BRUNO, verás que aparecerá. Béquer una vez se perdió por casi un mes y apareció, no pierdas la esperanza.
Un fuerte abrazo.
Penélope Hoyo